Pedro Antonio Palazuelos Astaburuaga


Trayectoria Parlamentaria
Diputado propietario 1843- 1846
Castro
Diputado Propietario 1840- 1843
Itata
Diputado Propietario 1829- 1829
La Serena
Diputado Suplente 1828- 1828
San Carlos
Diputado Suplente 1826- 1827
Chiloé
Diputado Propietario 1824- 1825
Santiago
Antecedentes Personales
Nombre: Pedro Antonio Palazuelos Astaburuaga Pedro Antonio Palazuelos Astaburuaga
Nacimiento: 29 de Enero de 1800
Santiago
Fallecimiento: 26 de Diciembre de 1851
Santiago
Profesión: Abogado, Teólogo, Filósofo




Nació en Santiago, el 29 de enero de 1800; hijo de Pedro José Palazuelos Aldunate y Teresa Astaburuaga y Pizarro.

Estudió en la Academia de San Luis, luego, en el Convento de San Agustín, donde estudió filosofía y teología. Y en la Universidad de San Felipe recibió los títulos de bachiller en filosofía y enseguida, bachiller en teología. Fue profesor reemplazante en la cátedra de Prima de Teología en la Universidad y luego, previa oposición, como propietario. Y en 1819, caso insólito, por su corta edad, se le confió el grado de doctor en teología. Ya, el año anterior, se le había dado el grado de bachiller en Cánones y Leyes. Desde 1816, estudiaba en las horas extras, Derecho. Así, se recibió de abogado, el 1º de febrero de 1820.

Desempeñó diferentes cargos, como, auditor general de guerra, secretario del obispo Cienfuegos en su misión ante la Santa Sede; en 1829 fue encargado de negocios en los Países Bajos y cónsul general en Francia.

A su regreso se incorporó a la Facultad de Teología de la Universidad y sirvió a la instrucción pública; fue también, un verdadero hombre público, que aportó mucho a la insipiente sociedad de su época.

Fomentó la creación de la Academia de Pintura, Escuela de Artes, Universidad del Estado, Conservatorio de Música, restauración de la Cofradía del Santo Sepulcro y otras.

Fue electo diputado propietario por Santiago, en el Congreso General de la Nación 1824-1825, 10 de noviembre de 1824-11 de mayo de 1825. Ocupó el cargo de secretario provisional, desde el 10 al 22 de noviembre de 1824. Integró la Comisión Permanente de Policía Interior de la Casa del Congreso.

Diputado suplente por Chiloé, en el Congreso Constituyente de 1826, 4 de julio de 1826-22 de junio de 1827. Electo como suplente, fue el único que se incorporó a cumplir la suplencia, en la sesión 196. La representación por Chiloé no se completó.

Diputado suplente por San Carlos, en el Congreso General Constituyente de 1828, 25 de febrero-7 de agosto de 1828.

Diputado propietario por La Serena, en el II Congreso Nacional 1829, Segundo Periodo Legislativo, 1º de agosto-6 de noviembre de 1829. Se incorporó en propiedad su suplente, porque fue nombrado cónsul de Chile en Holanda y por lo tanto no concurrió a la Cámara.

Diputado propietario por Itata, período 1840 a 1843; integró la Comisión Permanente de Legislación y Justicia.

Diputado propietario por Castro, período 1843 a 1846; fue diputado reemplazante en la Comisión Permanente de Hacienda.

Alejado del Congreso, dedicó todas sus actividades a obras de piedad, de moralidad y de educación. Fue un verdadero sacerdote, sin hábitos ni órdenes sagradas, creyó que era su deber sacrificarse al bien de la humanidad y se esforzaba por reunir a las masas bajo el estandarte de la cruz y encaminarlas por la virtud de la caridad.

Su muerte fue la de un cristiano ejemplar, un verdadero católico y ocurrió en Santiago, el 26 de diciembre de 1851.

Reseña Biográfica Parlamentaria

Pedro Antonio Palazuelos Astaburuaga

Nació en Santiago, el 29 de enero de 1800; hijo de Pedro José Palazuelos Aldunate y Teresa Astaburuaga y Pizarro.

Estudió en la Academia de San Luis, luego, en el Convento de San Agustín, donde estudió filosofía y teología. Y en la Universidad de San Felipe recibió los títulos de bachiller en filosofía y enseguida, bachiller en teología.
Fue profesor reemplazante en la cátedra de Prima de Teología en la Universidad y luego, previa oposición, como propietario. Y en 1819, caso insólito, por su corta edad, se le confió el grado de doctor en teología. Ya, el año anterior, se le había dado el grado de bachiller en Cánones y Leyes.
Desde 1816, estudiaba en las horas extras, Derecho. Así, se recibió de abogado, el 1º de febrero de 1820.

Desempeñó diferentes cargos, como, auditor general de guerra, secretario del obispo Cienfuegos en su misión ante la Santa Sede; en 1829 fue encargado de negocios en los Países Bajos y cónsul general en Francia.

A su regreso se incorporó a la Facultad de Teología de la Universidad y sirvió a la instrucción pública; fue también, un verdadero hombre público, que aportó mucho a la insipiente sociedad de su época.

Fomentó la creación de la Academia de Pintura, Escuela de Artes, Universidad del Estado, Conservatorio de Música, restauración de la Cofradía del Santo Sepulcro y otras.

Fue electo diputado propietario por Santiago, en el Congreso General de la Nación 1824-1825, 10 de noviembre de 1824-11 de mayo de 1825. Ocupó el cargo de secretario provisional, desde el 10 al 22 de noviembre de 1824. Integró la Comisión Permanente de Policía Interior de la Casa del Congreso.

Diputado suplente por Chiloé, en el Congreso Constituyente de 1826, 4 de julio de 1826-22 de junio de 1827. Electo como suplente, fue el único que se incorporó a cumplir la suplencia, en la sesión 196. La representación por Chiloé no se completó.

Diputado suplente por San Carlos, en el Congreso General Constituyente de 1828, 25 de febrero-7 de agosto de 1828.

Diputado propietario por La Serena, en el II Congreso Nacional 1829, Segundo Periodo Legislativo, 1º de agosto-6 de noviembre de 1829. Se incorporó en propiedad su suplente, porque fue nombrado cónsul de Chile en Holanda y por lo tanto no concurrió a la Cámara.

Diputado propietario por Itata, período 1840 a 1843; integró la Comisión Permanente de Legislación y Justicia.

Diputado propietario por Castro, período 1843 a 1846; fue diputado reemplazante en la Comisión Permanente de Hacienda.

Alejado del Congreso, dedicó todas sus actividades a obras de piedad, de moralidad y de educación.
Fue un verdadero sacerdote, sin hábitos ni órdenes sagradas, creyó que era su deber sacrificarse al bien de la humanidad y se esforzaba por reunir a las masas bajo el estandarte de la cruz y encaminarlas por la virtud de la caridad.

Su muerte fue la de un cristiano ejemplar, un verdadero católico y ocurrió en Santiago, el 26 de diciembre de 1851.

Ficha parlamentaria - Pedro Antonio Palazuelos Astaburuaga