Partidos políticos
1990-2018

Presidente Patricio Aylwin durante mensaje presidencial.
Album personal como Senador

En términos políticos, sociales y culturales desde 1990 a la fecha el país entero asumió la compleja tarea de reorganizar y afianzar toda la institucionalidad antes quebrantada, superando poco a poco los enclaves heredados del gobierno militar y transitando hacía una sociedad que alcanza niveles importantes de desarrollo en términos económicos y de gobernabilidad, aún cuando para sectores políticos y sociales no tradicionales aún subsisten elementos que se deben mejorar para consolidar por completo el Estado de Derecho en nuestro país.

A partir de marzo de 1990 la Concertación de Partidos por la Democracia se convirtió en la principal coalición política del país. Fundada en 1988 por 17 partidos políticos, en la actualidad subsisten en su interior: el Partido Demócrata Cristiano, el Partido Radical Socialdemócrata, el Partido por la Democracia y el Partido Socialista de Chile.

A partir del mismo período y durante 20 años la coalición gobernó durante cuatro gobiernos sucesivos: Patricio Aylwin (1990-1994); Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1994-2000); Ricardo Lagos Escobar (2000-2006) y Michelle Bachelet (2006-2010). A lo largo de las seis elecciones parlamentarias luego del retorno a la democracia la Concertación ha logrado mantener su apoyo de bases y obtener por sobre el 50% de respaldo ciudadano en las elecciones para diputados. Sin embargo, en la elección de 2009 sólo logró superar en un 0,9% de apoyo al conglomerado de derecha, la Coalición por el Cambio.

La concertación, compartió el antagonismo dentro del sistema político y el sistema de partidos políticos, con la Alianza por Chile, agrupando a los partidos de derecha – Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional hasta agosto de 2009, fecha en la cual se transformó en la Coalición por el Cambio e integró a nuevos referentes políticos para constituir la mayoría social de respaldo que necesitó la candidatura presidencial de Sebastián Piñera, que resultó electo Presidente de la República en segunda vuelta en enero de 2010.

En relación al sistema de partidos políticos, las fuerzas políticas no sufrieron mayores transformaciones hasta mediados de la primera década del siglo XXI, cuando la emergencia resultante a consecuencia de conflictos más bien personales entre los dirigentes políticos provocaron fraccionamientos que generaron quiebres definitivos y la aparición de nuevos referentes políticos. Este fenómeno tuvo estrecha relación con el retiro de personeros políticos de sus tiendas originales, quienes lograron una base social de respaldo para constituir nuevas organizaciones. Del mismo modo no se puede dejar de mencionar que además de este origen, muchos de los partidos políticos actuales nacen a partir de su fusión con otras colectividades que en procesos eleccionarios no alcanzan el 5% exigido por la ley de partidos políticos y pierden su vigencia legal.

El caso antes descrito se puede observar, por ejemplo en 2006, cuando se fundó el Partido Regionalista de los Independientes que nació a partir de la fusión de dos colectividades de identidad regionalista – Alianza Nacional de los Independientes (ANI) y el Partido de Acción Regionalista de Chile(PAR)-, quienes no alcanzaron el 5% de los votos en las elecciones parlamentarias de 2005. En 2007, se unen a la colectividad militantes retirados de la Democracia Cristiana. El partido se mantiene y sigue ampliando su red de apoyo sin ser parte de uno de los dos grandes bloques políticos vigentes.

En el 2007 sectores del PPD que renunciaron a la colectividad formaron ChilePrimero. Éste estuvo liderado en primera instancia por Fernando Flores Labra, Jorge Schaulsohn Brodsky y Esteban Valenzuela –éste último se retirará de la colectividad en 2009, cuando ChilePrimero se unió a la Coalición por el Cambio, para apoyar la candidatura presidencial de Sebastián Piñera Echenique-.


En el 2008 se organizó el Movimiento Amplio Social, fundado por Alejandro Navarro Brain militante que renunció al Partido Socialista el 6 de noviembre del mismo año a causa de fuertes desacuerdos con la dirigencia que en aquella época comandaba al partido. El 12 de junio de 2009 siguió los pasos de Navarro Marco Enríquez-Ominami quien decidió renunciar al Partido Socialista por desavenencia con la conducción de la dirigencia del partido. En junio de 2010 constituyó el Partido Progresista, legalizado como partido político a partir del 15 de abril de 2011.

Todas estas colectividades en la actualidad direccionan sus propósitos, lineamientos, ejes programáticos y acuerdos electorales en pos de alcanzar cargos de representación política a nivel local en la elección municipal de 2012.